Una buena rehabilitación, te permite volver a jugar

Nuestro amigo Sergio Iván Solórzano, mejor conocido como el Chiz, es un ávido deportista que disfruta de practicar diversos deportes a muy buen nivel. Sé que es bueno surfeando, pero también le da bastante bien al kiteboard, le echa ganas a la patineta y hace un par de años decidió iniciarse en el ciclismo de ruta para darle la vuelta a la isla de Japón. De hecho decidió hacer ese viaje debido a una grave lesión que sufrió en el hombro, lo que le provocaba dislocaciones recurrentes y biotenodesis del bíceps derecho por lo que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en varias ocasiones.


Recuerdo que me lo topé en el bosque de Tlalpan y me comentó todo esto. Me permití recomendarle a un buen amigo y médico deportivo, el doctor Jorge Takeshi Aoyama, quien ha trabajado en el departamento de medicina del deporte y biomecánica de la UNAM por varios años. Él siempre ha atendido mis lesiones deportivas y me ha sacado adelante con rehabilitación. Ya no supe si fue o no. Hasta que un día volví a ver fotos del Chiz surfeando nuevamente en las redes sociales. Lo contacté y me comentó que tuvo terapias de rehabilitación con Takeshi y pudo volver a surfear. Se debe ser muy valiente y estar muy seguro de lo que estas haciendo para meterte a tremendas olas con una lesión seria de hombro, que se puede dislocar en un buen revolcón de ola. Estoy seguro que la rehabilitación fue un éxito, su entrenamiento a base de yoga y ciertos ejercicios específicos, le han permitido al Chiz volver a jugar y divertirse con tremendas olas del Pacífico mexicano.


Texto: el Cuaz Fotos: Davis Gerber @davisgerber Surfer: @el_chiz