• Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Flickr Icon
  • Black Instagram Icon

© 2023 by The Mountain Man. Proudly created with Wix.com

Crónica de una extenuante carrera de ciclismo de montaña, los 100 kilómetros de Xicote Bike

Una de las cosas más bonitas y que más disfruté de Xicote Bike fueron los paisajes, increíblemente verde y yo amo cuando las montañas se pintan de verde, eso más las mariposas azules y el olor a maracuya hicieron que los cien kilómetros más duros que he recorrido fueran menos dolorosos. Definitivamente una gran experiencia la cual dije que no volvería hacer porque realmente la sufrí sobre todo los últimos veinte kilómetros. Aunque la bajada de pasto la odie demasiado ya que mis manos y brazos ya no podían, sentí que era interminable,  afortunadamente era más corta de lo que sentía y lo que seguía fue menos doloroso... hasta que llegó la subida después de la carretera, ahí el calor era infernal y no veía a nadie literalmente iba sola; en esos momentos te pasan tantas cosas por la cabeza, como ya no puedo, por qué estoy haciendo esto, en qué pensaba cuando me inscribí, todavía me falta lo peor... jajaja la mente es poderosa, puede hacer que desistas o que logres cosas que jamás imaginarías que harías y así como pensaba en cosas negativas también pensé en la personita que hace que yo ame más mi vida y esa es mi hija @kalaa.garcia.  Antes de irme al arranque, le dije "ésta carrera te la dedico a ti" y así es como después de pensar cosas malas venía a mi mente mi Ka. De esa manera enfrenté cada kilómetro de la segunda vuelta, pero como lo dije después de esa subida me faltaba lo peor y eran los kilómetros más lentos de todo el recorrido, ya que había que rodar mucho entre piedras y en subida así que antes de eso decidí pararme por primera vez en el puesto de abasto que estaba antes del tormento y seguramente me veía muy mal porque el chico de CONADE, Fredy, muy amablemente llenó mis ánforas una de gatorade y la otra de agua, me dio un vaso de gatorade con hielo y me preguntó "qué más necesitas"... todo eso sin que yo moviera un dedo, así que infinitas gracias y pues a seguir enfrentándome a lo que venía,  que era subir y subir hasta el kilómetro cinco aproximadamente. Posteriormente de ahí ya era más ondulado y con el paisaje de plantíos de café y el ganado pastando. Al fin visualizo el letrero de tres kilómetros y sonrió aunque eran de bajada y realmente mis manos me dolían mucho así que fui muy precavida en esa parte ya que sabía que mis brazos y reflejos no respondían igual.

 

Llegar r al pueblo y ver la meta fue emocionante, me paré en los pedales la última subidita y veo a mi Kalis y a Abel esperándome, así que sonrío y pienso lo logré!!! Que feliz me siento!!! En ese momento todos los dolores que sentía desaparecieron aunque sólo por unos momentos porque en cuanto bajé de mi bici regresaron y literalmente me dolía todo... aunque la espalda y plantas de los pies eran los peores y recuerdo que llegué al puesto, donde Kalis me abrazó y me dijo felicidades mami, me ayudó a bajarme de la bici y se la llevó mientras yo caminaba, me preparó mi proteína la cual no me entraba y tuve que tomar lentamente, me senté y me quité el jersey, los zapatos y calcetines, me tiré al piso y pensé nuevamente no lo vuelvo a hacer; estuve como cuarenta minutos sentada, acostada... jajaja no encontraba una posición en la cual no sintiera dolor, no quería ni ir a bañar, no tenía hambre prácticamente no quería nada jajaja... después me paré y fui a que me dieran masaje, llegué con el chico y le dije solo espalda baja y pies por favor él me vio y dijo recuéstate boca abajo llamó a otras dos chicas y entre los tres me dejaron casi como nueva, así que gracias a ellos también. Después me fui a bañar y aunque me costo mucho trabajo podría decir que reviví. Tengo que mencionar que supere mis propias expectativas porque yo iba por nueve horas e hice ocho horas con ocho minutos, abajo de las nueve horas que tenía en mente y eso para mí fue increíble y ahora tres días después de la friega puedo decir que sí lo vuelvo a hacer y será mi reto para el siguiente año! Obviamente más entrenada para sufrir un poco menos.


Gracias a Abel García y Kala García Arrache por estar siempre, gracias José Luis Sánchez Torres por el abastecimiento parte fundamental para poder continuar la segunda vuelta, gracias a Diego Sebastían por las fotos @diegosebatianmt gracias José Dennis y Gerardo Langarica Vázquez por hacer el Xicote Bike y nos vemos el próximo año sin duda alguna en Xicotepec de Juárez, Puebla, México.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload